jueves, agosto 28




"Un hombre perdió el corazón.
Intenta dormir.
Hunde su cabeza en la almohada.
Se entierran sus pensamientos.
Ciertas cosas cuestan verlas con claridad.
Los sueños pueden ser una corona de espinas, rodeando nuestra cabeza.
Gira a la izquierda.
El otro lado de la almohada siempre está fresco y esperando.
Sus ideas se voltean con él.
Se duerme.
Sueña.
Sueña que juegan con él.
Sueña que su vida es un accidente.
Sueña que su bondad lo envenena.
Grita el despertador.
Despertar es el peor momento en la vida de un hombre.
Se ve frágil, tonto, inútil, usado, roto.
Aun la ve por las noches.
Todavía la siente cerca, riendo.
Pidiendo que nunca la abandone.
Se lava la cara.
Se mira al espejo.
Promete que ese día valdrá la pena y olvidará la noche.
Es curioso.
Es curioso que en la noche prefiera dormir para olvidar su día, esperando que todo haya sido solo otro mal sueño."



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Suscríbete